Serra de Tramuntana

Sa Foradada, Deià © Fundació Mallorca Turisme
Camino empedrado, Serra de Tramuntana © Fundació Mallorca Turisme
Monasterio de Miramar, Valldemossa © Fundació Mallorca Turisme

Un tesoro para la inspiración artística

Acantilados de vértigo que caen al mar, frondosos bosques de encina y pino mediterráneo, escarpadas cimas de más de 1000 m, recónditas calas de guijarros y algunos arenales son sólo algunas de las estampas que ofrece este singular paraje natural, además de los monumentos naturales de les Fonts Ufanes y del Torrent de Pareis. Pero no sólo la naturaleza es parte intrínseca de la Serra. Caminos empedrados, bancales de cultivo, carboneras, hornos de cal, casas de nieve, canalizaciones de agua… son, junto a idílicas aldeas, pueblos pintorescos y puertos de tradición pesquera, algunos de los atractivos de la Serra de Tramuntana.  

La Serra de Tramuntana vertebra el noroeste y se extiende a lo largo de unos 90 km, desde Calvià a Pollença. Mantiene la esencia de antaño, cuando los primeros viajeros recalaban en la isla en la búsqueda de la belleza y de la observación del paisaje. El archiduque Luis Salvador de Austria, a mediados del S.XIX, fue uno de los primeros en enamorarse de este entorno y procuró su conservación. Pero no es el único que encontró refugio aquí. La luz especial de la Serra atrae desde entonces a artistas de todo el mundo y de toda índole. 

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

La Serra actual es fruto del ser humano, que ha sabido transformar a lo largo de los siglos y de forma armónica un territorio abrupto, a través de las construcciones de piedra en seco, sin argamasa y encaje perfecto de piedras, en zona de cultivo. Un espacio único en el mundo y declarado por la Unesco, en 2011, Patrimonio de la Humanidad.

PUEBLOS DE MONTAÑA

Merece la pena descubrir las poblaciones de la Serra a través de las sinuosas carreteras que las comunican, trayectos que revelan paisajes de montaña que a menudo confluyen con el mar. En Andratx, con su puerto pesquero y deportivo, confluye la tradición y la modernidad. Banyalbufar y Estellencs, poseen una costa jalonada de bancales de cultivo de viñas y tomates de ramellet (variedad local) y algunos olivos centenarios. Valldemossa es uno de los pueblos más visitados de España y donde Chopin y la escritora George Sand, pasaron un invierno en una de las celdas de la Cartuja. Deià, bohemio, con algunos de los establecimientos más exclusivos de la isla, imán de artistas, es donde Robert Graves estableció su residencia en la isla. Sóller, rodeado de naranjos, limoneros y olivos, nos ofrece calles flanquedadas por casas señoriales y edificios modernistas, y la posibilidad de hacer un viaje al pasado a bordo de su tranvía, que comunica con su puerto, o con el tren que comunica con Palma, ambos de principios del S.XX. Pollença, es pueblo de artistas y artesanos. Y su puerto, el Port de Pollença, es un antiguo puerto pesquero y zona de veraneo sembrado de bares y restaurantes. 

Destacan en el litoral, las torres de defensa, una red de vigilancia con el objetivo de alertar a la población de posibles incursiones piratas.

Y, el Santuario de Lluc, en pleno corazón de la Serra y rodeado de bosques de pino y encina, es el lugar de peregrinación por excelencia de los mallorquines. 

PLAYAS REMOTAS

Sa Calobra es una pequeña cala de guijarros, rodeada de altas paredes de roca y a la que se accede en barca o por una estrecha carretera en un trayecto impresionante: 14 kilómetros de curvas que bajan hasta el mar, doce de ellas de ochenta grados y una –llamada el nudo de la Corbata– de 360º, una auténtica obra de ingeniería

A lo largo del abrupto litoral, alternan, mayoritáriamente, orillas de cantos rodados, como Cala de Deià, Cala Banyalbufar o Cala d’Estellencs. Aunque un arenal de reminiscencias paradisíacas, la playa de Formentor, es la excepcionalidad del entorno. 

RUTA DE LA PEDRA EN SEC

Su condición de montaña, la hace el lugar idílico para la práctica del senderismo. Varios itinerarios recorren la Serra, destacando la ruta GR-221, sendero de gran recorrido, estructurado en diferentes etapas. Durante el recorrido existen varios refugios donde pernoctar, previa reserva.

Encuentra tu destino

Escorca Sadragonera Andratx Calvià Estellencs Puigpunyent Bunyola Valldemossa Esporles Banyalbufar Deià Sóller Fornalutx Pollença